Monumento Arqueológico

Ubicado entre los ríos Mosna y Wacheqza, fue el centro administrativo y religioso de la cultura Chavín, construido y ocupado aproximadamente entre los años 1500 y 300 a. C. Sus estructuras, de forma de pirámide trunca, están construidas a base de piedra y argamasa de barro. La estructura más imponente es la conocida como “El Castillo”, llamado también “Templo Mayor”. Es una muestra sobresaliente del arte de construir de los antiguos peruanos por el alto grado de perfección alcanzado en materia de ingeniería. La construcción presenta una compleja red de caminos y galerías interiores de piedra únicamente iluminados por haces de luz que penetran a través de ductos estratégicamente dispuestos. En su interior aún puede apreciarse el Lanzón monolítico, piedra tallada de 4,54 m. de altura en la que se observa representada una divinidad antropomorfa, posiblemente la más importante del panteón chavín. En los muros del templo principal se podía ver una serie de cabezas clavas, bultos escultóricos que oficiaban al parecer de guardianes mitológicos del templo. El cronista Pedro Cieza de León fue el primer occidental en escribir acerca del monumento, pasando por muchos otros personajes y estudiosos interesados en él, hasta el año 1919 que empezó a ser investigada a profundidad por Julio César Tello hasta la actualidad que muestra nuevos descubrimientos de la mano del Dr. John Rick y su equipo.

Museo Nacional de Chavín

Ubicado en la prolongación del jr 17 de enero en el sector “La Pampa” (carretera Chavín – San Marcos), fue construido gracias al aporte y donación del gobierno japonés e inaugurado el 18 de julio del 2008.
En su interior, las ocho salas de exhibición se encuentran distribuidas de manera cronológica, mostrándonos la evolución y desarrollo de la cultura Chavín desde sus orígenes hasta sus últimas ocupaciones. Entre los objetos que muestra al turista tenemos tallados originales en piedra, pututos, cerámicas, cabezas clavas, murales, maquetas, etc.

Las Wankas Megalíticas

Ubicadas en el sector de Ura Barrio, inician en la primera cuadra de la calle “Túpac Amaru” con la intersección de la avenida “Julio C. Tello” y continúa casi hasta el pie del cerro colindante. En todo este trayecto se han encontrado más de 40 rocas que han llegado a medir hasta dos metros de alto y un metro y medio de espesor.
Se presume que estas huancas de canto rodado llegaron durante el apogeo de la cultura Chavín cumpliendo la función de líneas divisorias entre la ciudad donde residían los sacerdotes, artesanos, servidores y demás constructores del templo y la zona destinada para el cultivo agrícola. Incluso algunos investigadores mantienen la teoría de que estas rocas habrían servido como una especie de calendario agrícola o reloj solar andino.
Debido a los desastres naturales ocurridos en la zona, las huancas fueron arrastradas por los azotes aluviónicos que sufrió Chavín a través del tiempo, la última registrada el 17 de enero de 1945.

La Piedra Misteriosa de las Ofrendas

Cerca de las intersecciones de los jirones “Túpac Amaru” y “Simón Bolívar” se halla una piedra que sobresale 1.5 mts de largo a mitad de la calle y en la cual se encuentran talladas cuencas ovaladas de diversos tamaños, la cual se presume fue usada a manera de paccha para realizar ofrendas a la Patsa Mama. Es mal llamada “la piedra de las siete serpientes” puesto que nada tiene que ver con ellas y fue en agosto de 1989 cuando el INC quiso realizar la excavación para trasladar la piedra al museo de sitio y se llevaron la sorpresa de que la parte visible solo es la punta de una roca que tiene más de 3.80 metros de largo y pesa más de 5 toneladas.

Las Piedras Aluviónicas o Sahuan Qaqa

Se encuentran ubicadas a orillas del río Wacheqza, cerca al monumento arqueológico. Estas inmensas moles fueron arrasadas de la boca del cañón del Wacheqza durante el aluvión del 17 de enero de 1945 que sepultó las ruinas de Chavín y parte de la ciudad.
Son conocidas como la piedra macho y la piedra hembra y en su cima se ha construido una cruz donde los 17 de enero de cada año dejan coronas de flores en memoria a los caídos en la catástrofe del 45.

Mirador Shállapa

Este mirador natural ubicado a 3360 m.s.n.m. brinda una vista privilegiada de la ciudad de Chavín, el monumento arqueológico y el valle del Mosna. Para llegar a este mirador, También se puede apreciar desde ahí el trekking de Chavín – Oileros.

La Casa de Mama Rayhuana

Esta morada en ruinas construida de pierda con argamasa de arcilla amarilla y pachillada con rajas de piedras pequeñas, se encuentra ubicada sobre un balcón natural en la pendiente de un cerro que se yergue desde el río Wacheqza hasta la cumbre del Pogoj Jirca. La construcción alcanza casi dos metros y medio, posee ventanas trapezoidales y un pequeño patio.
Actualmente no existe un camino para llegar a la casa de Mama Rayhuana debido a que el aluvión de 1945 borró el único sendero que llevaba a este lugar. La única manera de llegar es escalando la escarpada ladera y sorteando el abismo a unos 300 metros del río Wacheqza.
Cuenta la leyenda que ahí vivía la doncella Mama Rayhuana, hija del dios Guari, en absoluta paz y felicidad; sin embargo, y debido a una riña entre las montañas Huantsan y Pogoj, su padre le ordenó irse lejos para que no fuera testigo del castigo que les brindaría a los insurgentes. Es así como ella se marchó con dirección a la selva y, cuando se acercaba a Tingo María, se quedó dormida, quedando petrificada como la montaña que ahora se conoce como la Bella Durmiente.
Mientras tanto, el dios Guari dio un castigo ejemplar a las montañas sediciosas mandando un aluvión que sepultó a Chavín y sus habitantes. Probablemente sea debido a este desastre natural que los habitantes empezaron la migración, abandonando sus grandes templos y construcciones.

Los Baños Termales de Ultupuquio

Ubicados a 2 kilómetros de la ciudad, a las orillas del río Mosna, estas aguas medicinales emergen desde le fondo de una gigantesca cueva natural.
Además de Ultupuquio, existen otras fuentes termales como las del pueblo de Quercos que cuentan con una infraestructura diseñada para recibir a propios y turistas.